sábado, octubre 07, 2006


5.1 La lectura de la imagen
Vilches, L.

“La imagen es un texto”

En esta sesión la lectura trató los siguientes puntos:

Qué es un texto

La lengua es un sistema de signos o una semiótica, sobre todo a partir se su “fundación” por obra de Peirce y Saussure. Sin embargo ambas fundaciones de la semiótica son diferentes teórica y metodológicamente.

El desarrollo de los estudios de semiótica se han diversificado en dos: una semiótica estructuralista a partir de estudios franceses e italianos; y una semiótica pragmática dominada, dominada por el área anglosajona.

La semiótica estructuralista ha estudiado los componentes del signo así como su relación entre ellos. El plano del significante se convierte en plano de la expresión; y el plano del significado se convierte en plano del contenido.

Asumir la significación como un acto, que pone en movimiento, que une dos términos: significante y significado. El resultado de esta unión es el signo.

El valor del signo está determinado por su entorno, y este valor está colocado dentro de un contexto.

“La teoría del lenguaje se interesa por los textos, y su objetivo es indicar u n procedimiento que permita el reconocimiento de un texto por medio de una descripción no contradictoria y exhaustiva de ese texto” (Hjelmslev, 1968: 26-27).

La noción de texto se halla también ampliamente teorizada por la lingüística textual y la pragmática que lo han seleccionado como objeto de análisis.

El texto debe ser considerado como el medio privilegiado de las intenciones comunicativas. Es a través de la textualidad donde es realizada no sólo la función pragmática de la comunicación, sino también, donde es reconocida por la sociedad.

De ahí su carácter de proceso comunicativo, capaz de aceptar tanto los signos lingüísticos como los no lingüísticos. El texto es: “el trazo de la intención concertada de un locutor de comunicar un mensaje y de producir un efecto” (Schmidt, 1973).

La teoría del texto tiene como punto de partida el propio acto de comunicación.

Si se reconoce el texto como unidad de comunicación, la unidad pertinente en semiótica no es ni el signo ni la palabra, sino el texto. En un juego de actos de comunicación, los emisores y los destinatarios no producen palabras o frases, sino textos.

El texto es “una maquina semántico-pragmática que pide ser actualizada en un proceso interpretativo, cuyas reglas de generación coinciden con las propias reglas de interpretación” (Eco, 1979).

El texto, según Jakobson, viene después de la expresión oral; es decir, del discurso. El texto designa la globalidad de la cadena lingüística y determina grandes unidades. El discurso es una unidad lingüística que se deriva de la unidad máxima que determina el texto.

Texto tiene una función delimitativa; funciona como un corpus de análisis. Puede utilizarse en el sentido de un filme-texto, una fotografía-texto. Toda la obra de un autor podría ser vista como texto, como corpus.

Este modo de trabajar sobre el texto, al que se denomina también textualización, supone una detención del proceso continuo de un discurso para “desviar” su complejidad hacia la manifestación.

La unidad de los elementos situados en el interior de un texto es una propiedad semántica global de los mismos y recibe el nombre de coherencia. Esta permite saber de qué cosa se está hablando o, en el caso de la imagen, qué cosa se está percibiendo o leyendo.

La coherencia textual en la imagen es una propiedad semántico-perceptiva del texto y permite la interpretación (la actualización del destinatario) de una expresión con respecto a un contenido, de una secuencia de imágenes en relación con su significado.

La coherencia en el campo de la imagen tiene dos ejes que forman parte de un modelo de análisis textual. Los problemas que suscita la semántica referencial pueden ser estudiados a la luz de la teoría del iconismo, que permite el análisis de la imagen en su relación con la realidad. El otro eje, lo constituye el campo semántico o el estudio de la forma del significado.

La noción de coherencia textual no puede ser entendida si la noción de competencia discursiva del lector de la imagen. Sin ella no es posible distinguir entre un texto que tiene una unidad y otro de partes dispersas.

Desde el punto de vista de la lectura de la imagen, un texto puede describirse como una unidad sintáctico/semántico/pragmática que viene interpretada en el acto comunicativo mediante la competencia del destinatario. Hablar de un tipo de texto modelo equivale representarlo como un conjunto de niveles estructurales que son concebidos como estadios locales ideales de un proceso de generación y de interpretación.

Un tipo de modelo textual pertinente al análisis de la imagen en el contexto de la comunicación de masas debe contar con por lo menos cinco niveles: 1)Nivel de la materia de la expresión (o nivel físico de la expresión). 2) Los niveles propiamente textuales de la imagen o isotopías visuales. 3) Los aportes de la teoría de la enunciación y la teoría del discurso. 4) Las estructuras narrativas. 5) Los niveles de género.


Niveles productivos del texto visual

1. Nivel de producción material de la imagen
Producción de la imagen se limita a manipular materiales visuales como colores, tonos, líneas y formas todavía no significantes. Es la manifestación material de un texto visual antes de que la sustancia pueda producir una forma concreta de lectura.

2. Elementos diferenciales de la expresión
Pueden estudiarse los trazos diseñados, los códigos de reconocimiento de las marcas sintácticas y gráficas, tales como el punto, la línea, el círculo, el triángulo. En el caso de la imagen cinética habría que distinguir los diferentes ejercicios de ángulos y movimientos mecánicos que realiza la cámara cinematográfica o de video.

3. Niveles sintagmáticos
Sería el caso de trabajar con la imagen separándola del texto verbal o escrito como en el caso de la tira cómica. También se dan las diversas figuras iconográficas dentro del cuadro de una fotografía o pintura. Sintagmas tales como las proporciones espaciales dentro de una fotografía, o los diversos tipos de perspectivas espacial, las diferentes escalas en que pueden ser representadas personas o regiones geográficas.

4. Bloques sintagmáticos con función textual
Sistemas de puesta en escena en un mismo filme, tipos de montajes por secuencias, sistemas gestuales como caracterización. Diversas formas narrativas del filme que dependen de la cronología temporal, de las relaciones de duración entre la cámara y el acontecimiento narrado, los diversos enfoques o puntos de vista del realizador delegados en los personajes.

5, Niveles intertextuales
Las transcripciones estilísticas y retóricas son reactualizadas aquí. La reactualización de imágenes-mitos, de figuras-litúrgicas o mágicas en sociedades modernas.

6. El mecanismo del tópico
Mecanismos de coherencia, tanto productivos como interpretativos. Es el trabajo de hipótesis y abducción de un lector o destinatario. El tópico se halla desde el lado textual, funcionando como un mecanismo de reproducción de el guión.

Estas funciones son verdaderas estrategias de actualización y van desde los simples códigos (expresivos, estilísticos, sintácticos, retóricos, de significado) hasta los aparatos de reproducción o interpretación del suspense, el del interés, del miedo, de la emoción, etc. Funciona, también, como marca fija de secuencias o sintagmas narrativos amplios como marca inicial, intermedia, final, y puede ser sintáctica, semántica o/y pragmática.

7. El género como mecanismo macrotextual
Es la actualización, precisa determinada, de una gran superficie de textos visuales caracterizados por un género determinado. El género funciona como dispositivo de actualización independiente de la superficie textual donde aparece.

8. Tipologías de géneros
Son verdaderos mecanismo de funcionamiento social de la comunicación de masas. En este nivel deberían estudiarse los diversos aspectos de la estrategia comunicativa de los géneros: los sistemas de comunicación económicos, ideológicos, estéticos, los condicionamientos políticos, geográficos, tecnológicos.


Coherencia del texto visual

Analizar la organización lógico-semántica de las isotopías que aseguran la coherencia tanto en el plano de la expresión como en el del contenido.

En el concepto de isotopía se distinguen dos momentos teóricos bien definidos: el primero, se refiere a la iteratividad en una cadena sintagmática de los clasemas que aseguran al discurso enunciado su homogeneidad. En este plano dos figuras sémicas pueden ser consideradas como la unidad mínima que permite construir una isotopía. En un segundo momento, el concepto de isotopía ha sido ampliado desde la unidad clasema al de categorías sémicas. Estas pueden ser temáticas –o abstractas– y figurativas. A partir de esta distinción se funda la oposición entre la componente temática y la componente figurativa, donde se pueden distinguir las isotopías temáticas situadas en un nivel profundo y según un recorrido generativo de las isotopías figurativas, como subyacentes a las configuraciones discursivas.


Estructuras de la imagen

En el nivel de las isotopía mínima de la sustancia visual, se puede hablar de dos trazos pertinentes para caracterizar la materia de la expresión: espacialidad y color. Ambos trazos pertinentes son indispensables, no hay espacio (o forma) sin color y viceversa.

La unidad elemental de la imagen es la mancha, que está compuesta de espacio y color. La unidad intermedia de lectura se da cuando dos manchas se ponen en relación. Para que pueda haber diferencia entra ambas manchas, debe haber, además, subdiferencias de color; de valor; de materia o de grano. Existe también una variación significativa de la relación de dos manchas, y que se refiere a la oposición Alto-Bajo o a la oposición Derecha-Izquierda.

La interpretación del lector sobre la imagen no es un fenómeno exclusivamente perceptivo; también supone una competencia lingüística. Esto quiere decir que el acto de interpretación visual se realiza a través de la actualización por parte del lector de una competencia verbal.

El tipo de predicado que se haga sobre la proposición visual es posible gracias al contrato subyacente entre la instancia enunciativa y la instancia receptiva, entre emisor y destinatario de la imagen. No es la imagen sino el lector quien realiza la integración de la problemática de la verdad en el discurso visual.

La coherencia discursiva, en relación con la imagen, supone que se va más allá de la dimensión perceptiva para acceder a la dimensión cognoscitiva. La dimensión cognoscitiva de la imagen es posible porque a través del predominio del código de la semejanza perceptiva se da un contrato enunciativo donde participan ambos polos de la comunicación.

Ya en clase una vez explicada la lectura, se concluyó que “todo nos comunica, no se puede no comunicar”. Que el texto visual tiene distinta configuración de lectura, a diferencia de un texto escrito que es más lineal.

OP. El contenido del texto visual nos fue muy útil para poder analizar próximas lecturas como lo son “el lector modelo” de Umberto Eco, así como para ejemplificar puntos de la lectura con imágenes propiamente utilizadas por nosotros los diseñadores.

Links...
Vilches, Lorenzo. La imagen es un texto. La lectura de la imagen. Paidos: México, 1991.